23 de octubre de 2013

La Aljafería, joya de Zaragoza.

El Palacio de La Aljafería, conocido simplemente como La Aljafería es una de las joyas más importantes de Zaragoza en particular y Aragón en general. Sin duda, grandioso como la época en la que fue construído, es uno de los mejores reflejos de la arquitectura y arte mudéjares.

Muchos han sido los usos que se la han dado a este gran palacio. Tras la conquista de Zaragoza por parte de Alfonso I el Batallador fue residencia de los Reyes de Aragón, convirtiéndose con el paso del tiempo también en residencia de los Reyes Católicos. Todavía más adelante se convirtió en una fortaleza militar, momento en que se construyeron tanto los jardines como el foso que rodean el palacio.
Ha tenido que ser restaurado por los desperfectos sufridos, no sólo por el paso del tiempo, ya que durante Los Sitios de Zaragoza los daños recibidos fueron bastante importantes. Actualmente es la ubicación oficial de las Cortes de Aragón.

Pero, ¿con qué motivo se construyó? Al-Muqtadir, rey hudí de la Taifa de Saraqusta (surgida tras la disgregación del Califato de Córdoba) mandó construir en el S. XI La Aljafería como palacio de recreo. Su construcción fue claro reflejo del esplendor político, cultural y económico de la Taifa. Eso sí, el nombre que recibió el palacio en su construcción no podía haber sido más bonito y perfecto, Qasr al-Surur, Palacio de la Alegría.
¿Y por qué es tan importante este palacio? La Mezquita de Córdoba (arte califal), la Alhambra de Granda (arte nazarí) y La Aljafería (arte taifa), a pesar de pertenecer a subclasificaciones artísticas bien diferenciadas, son los tres grandes elementos representativos del arte andalusí. Es más, nuestra querida Aljafería terminó siendo uno de los elementos fundamentales del arte mudéjar. Y junto a otras construcciones aragonesas, terminó formando parte del denominado como mudéjar aragonés.
La Aljafería, Palacio de la Alegría.
Pues bien, el motivo de escribir estas líneas se debe a que recientemente he descubierto que un parte muy importante de La Aljafería está siendo reclamada por parte del Ministerio de Cultura para ser devueltas al Museo Arqueológico Nacional. El asunto es bastante delicado. Desde el Ministerio se está reclamando una serie de arcos del interior del palacio que fueron regalados por la Comisión Provincial de Monumentos al museo anteriormente citado en 1868. Estos arcos fueron "cedidos a Zaragoza" con motivo de la Exposición Internacional de 2008 de Zaragoza y del 25º aniversario de las Cortes de Aragón.
Desde el año pasado se viene reclamando desde el gobierno central la devolución de dichos arcos. Afortunadamente, hay fuerzas políticas locales que pretenden que los arcos permanezcan en su lugar original y que se queden en La Aljafería, su lugar de origen.

Es muy triste la poca difusión mediática que se le ha dado a este hecho, ya no sólo a nivel nacional (en Aragón estamos más que acostumbrados a que se olviden de nosotros), si no ni siquiera a nivel local o autonómico. Pero más triste es que se esté reclamando algo que jamás debería haber sido modificado, sobre todo si tenemos en cuenta que la legislación sobre los inmuebles declarados como Bienes de Interés Cultural (BIC) es muy restrictiva respecto del desmantelamiento de partes de un inmuebles declarado como tal. Básicamente, no lo permite.
Sin embargo, lo que más me entristece es que ni siquiera soy consciente de la verdadera magnitud del caso, ya que nunca he estado en el interior de La Aljafería. Sé que no soy el único, pero eso no me consuela. ¿Cómo queremos que se respete el patrimonio aragonés cuando ni siquiera nosotros somos capaces de respetarlo y admirarlo?
Esquinada Aljafería.
Si queréis ayudar a que los "arcos de La Aljafería" se queden donde siempre deberían haber estado y de donde nunca tendrían que haber salido, podéis firmar la petición creada en change.org, todavía quedan muchas firmas por recoger.

¡¡¡LA ALJAFERÍA ES MUDÉJAR!!!
¡¡¡ ZARAGOZA ES MUDÉJAR!!!
¡¡¡LA ALJAFERÍA ES DE ZARAGOZA!!!

Fuente de las imágenes: propia (sergioski1982).
Fuente de la información: propia y 
change.org.

No hay comentarios:

Publicar un comentario