13 de octubre de 2013

Pilares 2013: A vista de pájaro (II).

Por fin llegó el día en que me atreví a subir a la Noria Mirador Princess, y simplemente puedo decir que ha sido espectacular. Las vistas desde luego, son excepcionales. Mientras estamos en la noria descubrimos una Zaragoza desconocida hasta entonces, y es que, poder admirar nuestra ciudad desde una altura de 70 metros estando en la mismísima ribera del Ebro, no es algo que ocurra todos los días.
En la noria...
Como sufridor de un vértigo atroz e irracional que soy, os puedo asegurar que podéis disfrutar con total tranquilidad en la Noria Mirador Princess. En ningún momento he sentido ningún tipo de intranquilidad, ni siquiera al estar parados en lo más alto del recorrido de la noria, y eso que a mí me dan vértigo hasta los bordillos.
Quiero suponer que lo que me ha servido para sobrellevar mi vértigo en esta "aventura" ha sido la cabina en sí. La forma de los asientos, la distribución de los asideros, barras de protección/reposo... todo está perfectamente diseñado para que a pesar de la altura, estés tan cómodo como tumbado en el sofá del salón.
El aislamiento y climatización de las cabinas funciona a la perfección, siendo muy agradable para días en los que pega el Sol directamente, ya que no se tiene una sensación de calor o agobio.

Desgraciadamente, las fotos que he hecho no me han quedado muy finas, y aprovechando que la Noria Mirador Princess todavía estará hasta final de mes, volveré a repetir el viaje. Así que podéis ir suponiendo que va a haber muchas más fotos de Zaragoza desde la noria por mi parte.
Hasta donde alcance la vista...
Pilares 2013: A vista de pájaro (I)

Fuente de las imágenes: propia (sergioski1982).
Fuente de la información: propia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario