12 de mayo de 2015

Geoetiquetar en Instagram...

Geoetiquetar en Instagram... y no morir en el intento, tal vez este sería el nombre más adecuado a la hora de hablar de una de las opciones más peculiares de la red social fotográfica por excelencia. Opción que no deja de ser un arma de doble filo porque del mismo modo que nos ayuda a ser más visibles, también pone en riesgo nuestra propia privacidad.

En esta entrada pretendo responder a las preguntas ¿por qué, cómo y cuándo geoetiquetar en Instagram? Y todo esto porque estoy convencido que a día de hoy sigue habiendo muchos usuarios que no tienen muy claro qué implica hacer uso de esta opción.

¿Por qué geoetiquetar?

Aunque en muchas ocasiones podamos hacerlo por el mero hecho de presumir, sobre todo cuando estamos de vacaciones o cuando estamos en algún lugar distinto a nuestro entorno habitual, las geoetiquetas pueden tener la misma función que los hashtag, encontrar personas con gustos afines. Del mismo modo que podemos buscar a través de las etiquetas personas cuyas fotos sean de una temática de nuestro agrado, buscar en las geoetiquetas nos permite encontrar personas que han estado en algún lugar particular o que han acudido a un evento en concreto.

Tipos de geoetiquetas.

Antes de seguir me gustaría hacer una pausa para hablaros sobre los dos tipos de geoetiquetas que podemos encontrarnos y que se diferencian visualmente en su color, azul y gris. Las azules podríamos decir que son las normales, que nos permiten pinchar sobre ellas para ver otras fotos que hayan sido geoetiquetadas en el mismo lugar con anterioridad. Las grises por su parte son etiquetas que ha creado cada usuario que hace uso de ellas, podríamos incluso afirmar que no son etiquetas públicas (a diferencia de las azules) ya que no incluyen ningún metadato referente al geoposicionamiento. Esto se debe principalmente a que esa etiqueta ha sido creada desde cero y con las opciones de ubicación del smartphone desactivadas.
De esto se podría suponer que para geoetiquetar correctamente siempre deberíamos tener activadas las opciones de ubicación, ¿verdad? Pues no, porque en todo caso esa decisión dependerá de lo cuidadosos que queramos ser con nuestra privacidad.

¿Cómo y cuando geoetiquetar?

Lo lógico sería geoetiquetar mientras estamos en el lugar exacto que queremos usar y con las opciones de ubicación del smartphone activadas, pero hemos de ser sinceros y reconocer que no siempre publicamos las fotos "en tiempo real". Por eso mismo debemos tomar en cuenta ciertas directrices a la hora de decir dónde estamos.
Si buscamos un lugar concreto con las opciones de ubicación activadas contaremos con un rango de búsqueda mayor que si las tuviésemos desactivadas, así que nos permitirá estar relativamente lejos de ese lugar. En caso de estar desactivadas será raro que nos permita usar alguna geoetiqueta que no hayamos usado previamente, es como si la app guardase una especie de historial.

El tema delicado en este aspecto es cuando queremos hacernos los modernos y estamos en nuestra casa. Si resulta que estando en casa queremos publicar una foto en la que queremos poner el nombre de una canción como geoetiqueta (algo que está bastante de moda desde hace un tiempo) mi recomendación es que optemos por la geoetiqueta gris, es decir, crearla de cero con la ubicación del smartphone totalmente desactivada. En caso contrario, esa etiqueta sería azul y se podría pinchar sobre ella cuando los metadatos que contiene harán que en el mapa que se abre se muestre, con un margen de error muy pequeño, la ubicación exacta de nuestra casa (o donde sea que estemos en ese momento).

Y a esto hay que sumarle el efecto post-vacacional, ese en el que al volver de vacaciones empezamos a subir fotos y claro, por si acaso el objeto retratado no lo deja claro, hemos de poner qué es o dónde está hecha la foto. Todo esto provoca que nos podamos encontrar la geoetiqueta de la Torre Eiffel en París o la del Puente de la Torre en Londres, pero también nos podemos encontrar ambas en Madrid, Barcelona, Zaragoza, Lugo, Toledo o en donde quiera que estés en ese momento. Para evitar esto también es recomendable geoetiquetar con la ubicación desactivada. Vale que tiene el problema de que tu foto no se añadirá al feed de la geoetiqueta, pero al menos no crearás una geoetiqueta errónea, que de esas ya hay demasiadas.

¿Y vosotros qué, sois de los que os da igual que se vea dónde estáis en cada momento o vais a mirar con más cuidado lo de geoetiquetar a partir de ahora?

Fuente de las imágenes: propia (sergioski1982), sacada de la app Instagram.
Fuente de la información: propia.
Redes sociales y fotografía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario