29 de octubre de 2017

Villa medieval de Alquézar.

Hablar de Huesca es hablar de naturaleza en estado puro, pero no podemos obviar la riqueza arquitectónica y el patrimonio urbano-cultural presentes en sus ciudades y pueblos, siendo uno de los mayores exponentes de esta riqueza cultural y patrimonial, Alquézar. Puede que en una futura entrada me centre en el patrimonio natural que rodea a esta localidad, pero en esta entrada nos vamos a centrar exclusivamente en su riqueza arquitectónica.

Pasear por las calles de Alquézar supone adentrarnos en un auténtico viaje en el tiempo. Sus calles tal apenas han variado con el paso del tiempo, permitiendo que nos encontremos con un entramado de calles y callejones que mantiene su estructura medieval original.
La arquitectura  de sus viviendas también mantiene en gran medida esa esencia medieval: callejones cubiertos, arcos, escudos y blasones heráldicos en los pórticos de viviendas y demás construcciones... auténticas obras de arte que nos transportan a otra época, y de los cuales, os detallo a continuación los principales, aunque ya os adelanto que hay muchas más maravillas de las que aquí os describo.


Mirador Sonrisa del Viento

El hecho de mantener el "callejero" medieval prácticamente intacto hace que el acceso de vehículos a la localidad está altamente limitado, existiendo varios parkings en la carretera de acceso a la localidad y en la entrada de la misma.
Junto al primero de estos dos parkings nos encontraremos con el mirador Sonrisa del Viento, desde el que podremos disfrutar de una de las más espectaculares panorámicas de la localidad, con la colegiata como indiscutible protagonista.
Alquézar desde el Mirador Sonrisa del Viento.

Casco urbano de Alquézar

Detallar todas las maravillas del caso urbano es una tarea imposible, pero si que me gustaría nombraros algunos puntos concretos como el arco que da acceso a la Calle Pedro Arnal Cavero, el pasador de la Calle Lailla (más conocido como "la eslizadera"), y como no, la espectacular Plaza Rafael Ayerbe o Plaza Mayor, con un inconfundible sabor medieval.
Pasador de la Calle Lailla / La eslizadera.
Arco de la Calle Pedro Arnal Cavero.Plaza Mayor / Plaza Rafael Ayerbe.

Castillo-Colegiata de Santa María la Mayor

Sin duda alguna, la Colegiata de Santa María la Mayor es la construcción más emblemática de todo el conjunto urbano de Alquézar. Construida en el S. IX como enclave defensivo por su posición fronteriza, su construcción derivó en el actual topónimo de la ciudad. Este origen militar le valió el nombre de al-Qasr (fortaleza en árabe), el cual terminó derivando en el actual Alquézar.

A pesar de que el paso del tiempo convirtiese esta privilegiada construcción en un edificio religioso, todavía se conservan restos del castillo (torres, murallas...), aunque lo que más destaca de la colegiata, además de su imponente presencia, es su claustro románico.
Colegiata de Alquézar.Muralla de la Colegiata de Alquézar.
Claustro de la Colegiata de Alquézar.Colegiata de Alquézar.
No son pocas las opciones de ocio que disonemos en Alquézar, pero la colegiata es una visita obligada de la que no os arrepentiréis y de la que es imposible destacar alguno de sus rincones por lo absolutamente magníficos que son todos ellos.

Fuente de las imágenes: propia (sergioski1982).
Fuente de la información: propia.

Flickr | Instagram | Google + | VSCO Grid |

No hay comentarios:

Publicar un comentario